insulin_nation_banting_insulina_diabetus_945px

El Dr. Banting: Llamado un fracaso; Descubre la insulina.

Como una idea nocturna salvó la vida de miles de personas con diabetes y sigue inspirando a investigadores de la diabetes en la actualidad.

Por Claresa Levetan

A menudo me quedo mirando una vieja fotografía del Dr. Frederick Banting, el descubridor de la insulina, para obtener ideas. Me siento inspirado por su tenacidad pura.

Contra todo pronóstico, él tuvo éxito en traer el tratamiento con insulina a el mundo. Estoy completamente impresionado de cómo tuvo esa idea y dejó todo hasta en su viejo Ford para continuar su investigación. Es cierto el hecho de que haya sido entrenado como cirujano con un interés especial en ortopedia, pero cambió para siempre la forma en que es tratada la diabetes.

Después de que el Dr. Banting terminara su residencia en el Hospital de Niños Enfermos en Toronto y el hospital no pudo darle una plaza en el personal, estableció la práctica en Londres, Ontario. Por desgracia, durante su primer mes de la práctica, sólo vio un paciente. Necesitaba un trabajo remunerado, por lo que tomó una posición como profesor asistente de fisiología de la Universidad de Ontario Occidental.

Una tarde de octubre de 1920, Banting se disponía a dar una conferencia sobre la diabetes, un tema que no sabía nada acerca de; que ni siquiera sabía cómo se escribía la enfermedad. Mientras se estaba preparando, que estaba en trance por un artículo que había sido publicado el mes anterior acerca de las piedras pancreáticas, y cómo sujetar el conducto pancreático podría conducir a la regeneración del tejido pancreático lesionada. Las células de los islotes restantes después de la lesión secretan una hormona directamente en el torrente sanguíneo, lo que potencialmente tenía un poder de control sobre el metabolismo de la glucosa. El artículo “Relación de islotes de Langerhans a la Diabetes” inspiro a Banting tanto, que él escribió en su cuaderno, “… Diabetus ligar los conductos pancreáticos de perro. Mantener a los perros vivos hasta islotes degenerados dejando ácimos. Trate de aislar la secreción interna para aliviar glucosuria (sic) “.

Lo que siguió fue un proceso lleno de política médica, la intriga y determinación. Algunos compañeros se burlaban de él por su investigación, y el jefe de su departamento dijo que sus experimentos sobre la insulina no tuvieron éxito en una carta 1921. Él se quedó sin dinero y tuvo que raspar lo que en conjunto podría continuar su investigación. Él perseveró y la primera inyección de insulina fue dada el 11 de enero 1922 a Leonard Thompson de 13 años de edad, un niño que sin duda iba a morir hasta que la solución de Banting salió de la nada para rescatarlo.

Como el propio Dr. Banting dijo más tarde, la insulina es un tratamiento, no una cura.

Su solución fue ingeniosa, pero plantea muchas preguntas que todavía estamos tratando de responder acerca de cómo funciona el páncreas. Al mirar hacia atrás en su trabajo, nuestro equipo y otros investigadores han buscado el gen que se encarga de regenerar el tejido pancreático lesionado. La proteína del gen Reg, que normalmente sólo se manifiesta durante el desarrollo embrionario, recientemente se ha encontrado para encender de nuevo más tarde en la vida cuando hay una lesión en el páncreas. Nosotros, y otros equipos han demostrado que cuando la proteína del gen Reg se coloca en la proximidad de tejido ductal pancreático humano, se forman nuevos islotes que contienen células beta. Si podemos proteger a las células beta del ataque del sistema inmune, podríamos ser capaces de lograr la independencia de la insulina.

A medida que buscamos innovaciones que pueden dar lugar a la independencia de la insulina, en realidad estamos usando un concepto del Dr. Banting que tiene más de 90 años de edad. Eso demuestra la índole de su presentimiento.

Todavía hay muchas preguntas que responder, pero vamos en camino, gracias al Dr. Banting y su disposición a renunciar a todo para seguir su idea garabateada sobre cómo tratar “Diabetus.” Su historia nos enseña que nuestros caminos se pueden tomar lejos de lo que hemos planeado para nosotros mismos, pero esas desviaciones son las que pueden llevar a la gran innovación. Ideas, incluso las más simples en el medio de la noche, pueden tener el poder de cambiar el mundo.

Para aprender más sobre la vida y el trabajo del Dr. Banting, o para visitar su sitio histórico donde se inventó la primera insulina, visite el sitio http://bantinghousenhsc.wordpress.com/.

Traducido por Italia Chavez.

¿Quiere más noticias sobre diabetes? Suscríbete aqui.