Informacion_Diabetes_La_juez_de_la_Corte_Suprema_con_Tipo_1_860x420px

La juez de la Corte Suprema con Tipo 1

La jueza Sonia Sotomayor ha sido muy abierta con respecto a su diagnóstico de diabetes y cómo ha moldeado su cosmovisión.

Por Jim Cahill

Las probabilidades de que la Jueza asociada Sonia Sotomayor de la Corte Suprema de Estados Unidos sea la primera persona con diabetes en sentarse en la corte más alta son bastante largas. Sin embargo, Jueza Sotomayor es la primera en revelar su diagnóstico de diabetes de una manera muy pública. Ella dejó saber que tiene Tipo 1 en su autobiografía de 2013, My Beloved World.

Su autobiografía comienza con un relato de su aterrador viaje de emergencia desde la iglesia en domingo al hospital; a la edad de 7 años le diagnosticaron diabetes. Sigue con la forma en que pronto aprendió a auto administrarse insulina. E incluye cómo superó los límites percibidos de tener Tipo 1, diciendo: “No sé si todavía les dan a los niños diabéticos una lista de profesiones a las que no pueden aspirar, pero me enorgullece ofrecer una prueba viviente de que los grandes sueños no están fuera de límites”.

La jueza Sotomayor obtuvo su licenciatura en la Historia summa cum laude en 1976 en Princeton, donde ganó el Premio Pyne, el más alto honor académico general para estudiantes de pregrado. Se matriculó en Yale Law, donde fue editora del Law Journal. La jueza Sotomayor trabajó como fiscal asistente de distrito en Nueva York y luego ingresó a la práctica privada, especializándose en litigios comerciales internacionales. Presidente George H.W. Bush la designó en el Tribunal de Distrito de los Estados Unidos para el Distrito Sur de Nueva York en 1992. En 1998, el presidente Clinton la elevó al Tribunal del Segundo Circuito, y en 2009, el Presidente Obama la nombró para el Tribunal Supremo tras el retiro del Juez David H. Souter.

En una sesión de preguntas y respuestas de 2013 en un evento en Denver, se le preguntó a la jueza Sotomayor cómo pudo superar los obstáculos de la diabetes y otros desafíos para lograr grandes logros en la vida. Dijo que su diagnóstico a temprana edad enmarcaba su perspectiva mental sobre la vida. El pronóstico para el Tipo 1 no era bueno cuando le diagnosticaron hace 50 años, y le dijeron que no se esperaba que sobreviviera más allá de los 40 años. Su diagnóstico le dio una sentido de urgencia para aprovechar al máximo la vida.

“[Mi diagnóstico] me enseñó la preciosidad de la vida, y me enseñó que si malgastaba un minuto de mi vida, sería un crimen. Eso es lo que me mantiene en pie “, dijo.

Puede leer más sobre la vida de la jueza Sotomayor en su libro My Beloved World, que se puede comprar en línea en Barnes & Noble y Amazon.

¿Quiera más noticias sobre diabetes? Suscríbase aqui.