Informacion_Diabetes_Las_alergias_a_la_insulina_son_reales_860px

Las alergias a la insulina son reales

Las fórmulas modernas de insulina han ayudado a frenar las reacciones alérgicas, pero no a eliminarlas. Esto es lo que necesita saber.

por Craig Idlebrook

Se suponía que la insulina basal era una ayuda para la novelista Katherine Marple, pero en cambio se convirtió en la ruina de su existencia. Hace unos años, el médico de Marple la cambió a Lantus para ayudar a controlar algunos de los picos y valles de sus niveles de glucosa en la sangre. Poco después del cambio, sintió dolor con cada inyección de Lantus.

“Sentí como si estuviera inyectando fuego,” dice Marple, que tiene diabetes tipo 1. “Realmente podría sentirlo subiendo por mis venas.”

Pronto el problema pasó de ser una molestia a una emergencia que le puso en peligro la vida. Ella tuvo bajas repentinas y peligrosas mientras dormía, y los paramédicos tuvieron que revivirla varias veces. Maple había visto discusiones en línea sobre alergias a la insulina, e intentó hablar con su médico sobre la posibilidad, pero no estaba convencido.
“Pensó que estaba siendo insubordinada y negligente”, dice Maple. “Mucha gente no cree a los jóvenes de 20 años.”

Maple persistió, y después de varios meses su médico finalmente leyó sobre el tema. Aunque nunca se demostró de manera concluyente que estaba teniendo una reacción alérgica, se cambió a una forma diferente de insulina y los síntomas desaparecieron.

Las alergias a la insulina solían ser comunes cuando se usaba insulina de origen animal como base para el medicamento. Entre el 10% y el 50% de las personas que reciben tratamiento con insulina desarrollarán algún tipo de reacción alérgica, según las estimaciones de los investigadores. Tiene sentido, ya que en aquel entonces la insulina se tomaba directamente del ganado y los cerdos, y el cuerpo reaccionaba a la insulina inyectada como si fuera un invasor extraño.

En los años ochenta, los científicos encontraron una forma de extraer el gen para producir insulina humana y ponerla en las células para producir más insulina. También encontraron una forma de crear análogos a la insulina humana, en la cual el ADN de la insulina se altera para tratar problemas potenciales, incluidas las reacciones alérgicas. El advenimiento de estos dos métodos ha frenado en gran medida la tasa de reacciones alérgicas.

Eso no significa que se hayan eliminado todas las reacciones alérgicas. En algunas estimaciones, se cree que hasta el 2.6% de las personas con diabetes experimentan algún tipo de reacción alérgica a varias formas de insulina. Tales casos son poco comunes, pero han sido documentados. Las reacciones van desde frustrantes hasta potencialmente mortales.
Ejemplos incluyen:

-En 2012, los médicos de Nueva Zelanda informaron el caso de una niña de 12 años con diabetes tipo 1 que estaba teniendo una reacción alérgica al metacresol, un antiséptico que se encuentra en las formulaciones de insulina, según el Journal of Medical Case Reports.

-En 2010, los médicos de París informaron sobre una mujer de 21 años con diabetes tipo 1 que tuvo que ser tratada por erupciones en todos los sitios de inyección, de acuerdo con Diabetes Care. Ella tenía un historial de alergias a la penicilina y el coco.

-En 2005, los investigadores discutieron en Clinical and Molecular Allergy el caso de un hombre Español de 25 años con diabetes tipo 1 que estaba experimentando una reacción anafiláctica a la insulina. Esta es una condición potencialmente mortal que puede incluir constricciones de garganta y espasmos cardíacos.

La primera línea de tratamiento para una reacción alérgica a la insulina a menudo implica diluir y volver a marcar la cantidad de insulina para desensibilizar el cuerpo a la sustancia. Desafortunadamente, tal tratamiento es insostenible para muchas personas con diabetes tipo 1, ya que omitir o reducir la terapia con insulina simplemente no es una opción. En estos casos, los médicos intentarán cambiar a otras formas de insulina, incluidos los análogos, y usarán la terapia de bomba para que el cuerpo se calme en sus reacciones a las inyecciones individuales. En cada caso mencionado anteriormente, los médicos pudieron encontrar una manera de detener las reacciones alérgicas sin interrumpir la terapia con insulina.

Desafortunadamente, no existe una panacea simple para tratar las alergias a la insulina. Sin embargo, el primer paso para solucionarlo es lograr que las personas con diabetes y, lo que es más importante, sus médicos identifiquen la posibilidad del problema.

¿Quiera más noticias sobre diabetes? Suscríbase aqui.