Insulin_Nation_Morgan_Angerbauer_murió_de_cetoacidosis_diabética_en_la_cárcel_860x420

Morgan Angerbauer murió de cetoacidosis diabética en la cárcel

Una enfermera está en juicio por negarse a tratar a una mujer con Tipo 1 en la cárcel hasta que fue demasiado tarde.

por Craig Idlebrook

Los padres de una mujer con diabetes tipo 1 publicaron un video de su muerte por cetoacidosis diabética en una celda de la cárcel de Arkansas para aumentar la conciencia sobre el maltrato médico en el sistema penitenciario.

Según un informe publicado en la Gazette de Texarkana, el video muestra los últimos momentos de la vida de Morgan Angerbauer, que no respondía y luego aparentemente entró en coma antes de morir. La marca de tiempo del video también contradice la cronología proporcionada en un informe oficial por los investigadores de los esfuerzos para tratar de salvarla.

La muerte de Angerbauer es un trágico ejemplo de las deficiencias de la atención médica para la diabetes tipo 1 en el sistema penal de los Estados Unidos. El descenso de la joven a una fatal cetoacidosis diabética probablemente comenzó mucho antes de la hora que se muestra en el video.

Los expedientes demuestran que Angerbauer fue ingresada en una cárcel de Texarkana el 28 de junio de 2016 a causa de las violaciones de su libertad condicional por un delito no violento de droga. Al día siguiente, estaba registrando lecturas de azúcar en sangre de más de 400 y 500, lo que probablemente significaba que ya estaba generando cetonas en el torrente sanguíneo. A pesar de esto, nunca fue llevada al hospital para recibir tratamiento. Sus niveles de azúcar en la sangre bajaron en la mañana del 30 de junio, cuando una enfermera registró su nivel de azúcar en la sangre como 74 mg / dL.

Los encarcelados a menudo deben esperar horas para lecturas de azúcar en sangre o dosis de insulina. A las 4:30 p.m., se registró que Angerbauer había perdido “se negó” de tener sus niveles de azúcar en la sangre controlados; Sin embargo, no está claro si esto significa que se negó activamente. El informe de The Gazette afirma que un reporte de “rechazo” podría ser literal, o podría significar que alguien no respondió o estaba dormido durante la visita. Una persona con diabetes con lecturas altas de azúcar en la sangre o cetonas en el torrente sanguíneo (o que está experimentando lecturas bajas de azúcar en la sangre, para el caso) puede parecer letárgica, incoherente y desafiante.

(Advertencia – este video es gráfica e inquietante.)

Angerbauer pidió que le revisaran los niveles de azúcar en la sangre media hora después, pero la enfermera, Brittany Johnson, se negó. Angerbauer comenzó entonces a pedir auxilio entre la 1 y 2 de la mañana, según un funcionario correccional de servicio. Luego se quedó en silencio, pero nadie la examinó hasta alrededor de las 4 a.m.

Y aquí es donde el registro oficial y la marca de tiempo de vídeo difieren. Una investigación reveló que el oficial que informó que Angerbauer se quedó en silencio había llenado horas para las tareas médicas, antes de que realmente se realizaran, por lo que no hay un registro escrito preciso.

Además, los informes oficiales del incidente divergen de la marca de tiempo en el video de la cámara de seguridad. Johnson dice que entró en la celda de Angerbauer para proporcionar tratamiento a las 4:40 am, y que los paramédicos llegaron a las 5:07 am. Sin embargo, el video muestra que la enfermera entró en la celda de Angerbauer a las 4:13 am, y pasó gran parte de ese tiempo intentando tomar la presión arterial y lecturas de azúcar en la sangre sin éxito. Los oficiales correccionales pueden ser vistos con sus teléfonos celulares durante ese tiempo, pero parece que nadie llamó al 911 hasta que un oficial correccional informó que lo hizo a las 4:57 am.

El abogado de los padres de Angerbauer dice que si la ayuda hubiese sido llamada antes de esa hora crítica, Angerbauer podría estar viva hoy. También es cierto, sin embargo, que probablemente debería haber recibido horas de tratamiento médico, al menos un día antes. Había tiempo suficiente para salvarla antes de esa ventana de 30 minutos.

A las 5:10 de la mañana, Johnson “se rasca la cabeza y cierra los ojos de Angerbauer”, según el informe de The Gazette. Ella ahora está en juicio por homicidio negligente, y se ha declarado no culpable.

Es aquí donde debemos contrastar de la presentación de informes estrictos, por informar de una tragedia semejante sin una sugerencia de cómo trabajar mejor para evitar tragedias similares pareciera una negligencia periodística.

La comunidad de diabetes Tipo 1 ha hecho un trabajo extremadamente bueno organizando y abogando por aquellos que están activamente involucrados en su cuidado de diabetes tipo 1. Ahora puede ser un buen momento para abogar por aquellos que de otra manera se podrían pasar por alto.

Esto incluye a los encarcelados. Si desea mejorar la atención de la salud de los que están en cárceles o prisiones, considere la posibilidad de trabajar con una organización como The Center for Prisoner Health and Human Rights para abogar por una mejor atención de la salud en el sistema correccional de los Estados Unidos. También, los educadores certificados en diabetes y los activistas de diabetes podrían considerar la posibilidad de ofrecer cursos de manejo de azúcar en la sangre y los síntomas de la cetoacidosis diabética y la hipoglucemia para la cárcel local y los funcionarios de la prisión.

Con el nivel de las opciones de cuidado de la diabetes disponibles en los EE.UU., no hay razón por la que otra persona con diabetes debe morir en una celda a causa de una hiperglucemia sin tratar.

Traducido por Italia Chavez

¿Quiera más noticias sobre diabetes? Suscríbase aqui.