Informacion_Sobre_Diabetes_Padres_retuvieron_insulina_culpables_asesinato_primer_grado_830x420px

Padres que retuvieron la insulina culpables de asesinato en primer grado

Alex Radita murió de infección y hambre porque sus padres trataron de tratar su diabetes tipo 1 principalmente a través de la oración.

por Craig Idlebrook

Parece como si Alexandru “Alex” Radita, que tenía diabetes tipo 1, había vivido en un tiempo antes de la terapia con insulina. Un video de su fiesta de cumpleaños 15 muestra a un muchacho demacrado decididamente tratando de abrir un regalo de cumpleaños a pesar de su visible debilidad. Hay una gran llaga en la nariz, y aunque no sonríe en el clip proporcionado, está claro que le faltan dientes. Tres meses después de que el video fuera tomado, Alex finalmente sucumbiría a la sepsis bacteriana; Él pesaba 37 libras en el momento de su muerte.

El 27 de febrero de 2017, un juez en Alberta, Canadá encontró a los padres de Alex, Emil y Rodica Radita, culpables de asesinato en primer grado de su hijo; Se determinó que deliberadamente no le dieron a Alex atención médica adecuada para su diabetes tipo 1 durante un período prolongado de tiempo. Los padres fueron condenados a cadena perpetua sin posibilidad de libertad condicional durante los siguientes 25 años.

La juez Karen Holder encontró que eran culpables de un crimen más grave que el homicidio involuntario debido a los pasos activos y premeditados que tomaron para evitar el tratamiento de Alex. Juez Holder declaró que la muerte de Alex se produjo a partir de un patrón de años de retención de la atención y aislamiento de Alex a otros que podrían proporcionar atención.

“Su muerte fue innecesaria y completamente evitable … El confinamiento de Alex no sólo llegó de su enfermedad, que fue causada directamente por la decisión de Raditas de retener la insulina y el tratamiento médico que salvan vidas. Es también como resultado de su aislamiento intencional de Alex de cualquier persona que pudiera intervenir en su nombre “, dijo el titular de la justicia, según un informe de Global News. “Sin el confinamiento de Alex, los Raditas no hubieran podido llevar a cabo su plan de proporcionar a Alex menos y menos insulina hasta que no proporcionaron ninguno, o de retener la atención médica hasta que muriera”.

Informes de prensa dicen que Emil y Rodica Radita se habían movido tres veces para escabullirse del radar de los servicios sociales canadienses. En Ontario, fueron investigados cuando una niña infantil de ellos había muerto, y de nuevo cuando Rodica Radita dos veces inicialmente rechazó el tratamiento médico para un bebé, de acuerdo con un informe del National Post. En la Columbia Británica, fue Alex quien fue el centro de la investigación. Diagnosticado con diabetes tipo 1 a la edad de 2 años, fue hospitalizado en 2003 porque sus padres no estaban siguiendo su terapia de insulina. Cuando fue llevado a la sala de emergencias, estaba demacrado, sufriendo múltiples fallas de órganos, y estaba a horas de la muerte, según el informe.

Alex fue retirado de la casa de Radita y puesto en cuidado de crianza temporal, donde prosperó. Una foto tomada durante ese tiempo muestra un regordete y sonriente de seis años de edad. Luego, en 2004, el juez Gary Cohen dictaminó que los Raditas probablemente habían aprendido su lección, y legalmente merecían la oportunidad de cuidar de Alex una vez más; Fue devuelto a los padres. Los Raditas fueron supervisados ​​durante seis meses y luego cayeron del radar de los servicios sociales hasta 2009, cuando un trabajador social señaló que Alex había perdido dos citas de diabetes, pero no dieron seguimiento, según el informe del National Post. Su familia se había mudado a Alberta.

Emil y Rodica Radita, miembros de la Iglesia Pentecostal Romana, practican la curación de la fe y esperaban que la oración fuera suficiente para tratar la diabetes de su hijo, según la información revelada en el juicio. El día de la muerte de Alex, le dijeron a su iglesia que Alex había muerto y había resucitado. Más tarde, durante una llamada al 911, Emil habló sin rodeos con un despachador de fuera de la casa donde encontró a su hijo sin respirar y sin respuesta.

Los sistemas judiciales de Canadá y los Estados Unidos a menudo deben encontrar un delicado equilibrio entre la libertad religiosa y el bienestar infantil cuando se trata de los padres que rechazan el tratamiento médico por motivos religiosos. En los Estados Unidos, las probabilidades de que un padre sea procesado por no tratar la diabetes de un niño podría depender de donde viva ese padre. Un informe de Pew Research de 2016 encontró que 34 estados y el Distrito de Columbia tienen exenciones a los estatutos de abuso infantil para padres que rechazan tratamiento médico en conflicto con sus creencias religiosas. Además, algunos estados ofrecen más protección a estos padres bajo estatutos criminales de abuso y negligencia infantil, y seis eximen a algunos padres de las leyes de homicidio involuntario en estos casos.

Sin embargo, estas exenciones no siempre protegen a los padres de la persecución. A veces, esos padres no pueden ser procesados ​​por abuso infantil, pero pueden ser procesados ​​con éxito por otros cargos. En 2013, por ejemplo, la Corte Suprema del Estado de Wisconsin confirmó la condenación por homicidio imprudente de dos padres que no trataron la diabetes tipo 1 de su hija debido a sus creencias religiosas. Aunque la pareja tenía cierta protección contra los cargos de abuso infantil y negligencia bajo la ley de Wisconsin, se determinó que esta protección no se extendía a los cargos de homicidio, según un informe del Milwaukee-Wisconsin Journal-Sentinel.

Además, si bien un padre no puede ser procesado por negligencia o abuso infantil basado en creencias religiosas, un juez todavía podría decidir retirar a un niño de una casa si ese niño no está recibiendo la atención médica necesaria. En el caso de Alex, por desgracia, fue finalmente devuelto a sus padres después de ser removido y, como lo dijo un trabajador social durante el juicio de sus padres, que resultó ser una sentencia de muerte.

¿Quiera más noticias sobre diabetes? Suscríbase aqui.