informacion_diabetes_nin%cc%83os_tipo_1_mienten_lecturas_azucar_sangre_860x420px

Por qué los niños con Diabetes Tipo 1 mienten sobre las lecturas de su azúcar en sangre

Un educador de diabetes certificado ofrece sugerencias para qué hacer al respecto.

por Jennifer Smith

P – Me preocupa que mi hijo con diabetes tipo 1 puede estar mintiendo sobre sus lecturas de azúcar en la sangre. ¿Por qué un niño miente sobre esto y qué puedo hacer al respecto?

En primer lugar, si usted se culpa a sí mismo porque su hijo está mintiendo acerca de las lecturas no lo haga. Mis padres hicieron un gran trabajo apoyándome en mi manejo de la diabetes, pero mentía de todos modos. Al final, yo era el que tenía que tomar la decisión de ser honesto.

Hay muchas razones por las que la gente miente sobre sus lecturas de azúcar en la sangre: puede desear caerle bien a su médico; puede tener miedo de que alguien le regañe; puede tener miedo de ser juzgado por algo que no está enteramente bajo su control; puede sentir como intenta y nada parece funcionar.

Recuerdo bien las pequeñas mentiras blancas (mentiras rojas?) que le dije a mis padres sobre mis niveles de azúcar en la sangre. Fue fácil. Cuando me diagnosticaron por primera vez, mi monitor de glucosa en la sangre no era descargable y no tenía memoria; Todo se hizo a través de un registro escrito en un pequeño libro – ¿qué mejor manera de ajustar los valores a la meta deseada! Una lectura de 189 mg / dL se convirtió mágicamente en 149 mg / dL, por ejemplo.

También hice números para los tiempos en que faltaban valores de prueba (ahem) basados en lecturas pasadas en esa hora del día, sólo que mejor. Siempre he añadido unos pocos máximos que no eran demasiado altos y bajos que no eran demasiado bajos, por lo que no se veía demasiado perfecto. Las A1C pruebas a veces coincidían con mis registros, y en ocasiones no.

El instinto de desatar duro cuando se caza una mentira puede ser casi irresistible, pero también puede ser contraproducente. Los niños y los adolescentes mienten sobre sus lecturas de azúcar en la sangre porque quieren evitar la agitación emocional de una “mala” lectura. Añadir más emoción podría ser la adición de combustible al fuego.

En su lugar, yo defendería que usted quite tanta emoción fuera de la ecuación, como sea posible. Puede ser útil para su hijo si las noticias de las lecturas de azúcar en la sangre, las dosis de insulina o lo que se comió no provoquen ninguna respuesta emocional por parte de usted. Siempre debe llegar hasta averiguar qué hacer para explicarlas. Esto es extremadamente difícil, lo sé, pero puede ser útil a largo plazo.

El cambio puede venir en pequeños pasos. Puede comenzar simplemente pidiendo a su niño que le muestre el medidor después de que él o ella vea el número. No dé ninguna indicación de lo que el número significa para usted. Simplemente aconseje o analice cualquier medida correctiva que deba tomarse. A medida que los niños crecen, el número puede convertirse en un punto de debate, en lugar de un punto de discordia.

Otra forma de ayudar a los niños a ser honestos con el manejo de la diabetes es darles un espacio seguro para desahogarse, ya sea con un consejero, con sus amigos o con ambos. Los padres de niños con diabetes también podrían beneficiarse del asesoramiento. Siempre es bueno tener apoyo adicional mientras se apoyan unos a otros como una familia.

Desafortunadamente, no hay respuestas fáciles para lograr la honestidad en la autogestión de la diabetes – puede ser un proceso de por vida. Sin embargo, ser abierto, de apoyo y sin prejuicios puede ir un largo camino, hacia mejorar las cosas.

Traducido por Italia Chavez, Honduras

¿Quiera más noticias sobre diabetes? Suscríbase aqui.