¿Por qué los médicos fallan en diagnósticos de DT1?

Un nuevo estudio halla que ¼ de los nuevos casos de Tipo 1 sólo se descubren cuando los niños sufren de cetoacidosis diabética.

por Isabella Zink

Con un número creciente de niños que son diagnosticados con diabetes tipo 1, parecería que habría más conocimiento de los síntomas de su aparición, pero este no es el caso. Un estudio reciente realizado por médicos del Reino Unido en Southampton y Oxford documentó que la cetoacidosis diabética (DKA por sus siglas en inglés) estaba presente en el 25% de los 2,000 niños del Reino Unido recién diagnosticados con diabetes tipo 1. Esto significa que los médicos no detectaron y trataron los síntomas de tipo 1 de estos niños antes de que tuvieran una amenaza para la vida. ¿Por qué los profesionales médicos no detectan los síntomas antes?

Una razón es que los síntomas del inicio de la diabetes tipo 1 pueden ser indistinguibles de los de otras enfermedades, como las infecciones del tracto urinario, según la Dra. Claresa Levetan, endocrinóloga e investigadora de la diabetes. Debido a esto, los médicos podrían pasar fácilmente por alto la causa subyacente de los síntomas y prescribir el tratamiento incorrecto.

“La condición aparece rápidamente y los síntomas iniciales pueden ser indistinguibles de la gripe,” dice la Dra. Levetan.

Y a menudo simplemente no hay suficiente educación sobre el tema, dice la Dra. Carla Cox, educadora en diabetes. El tiempo de clase para la diabetes tipo 1 es muy breve y los estudios basados en casos casi no existen, dice ella.

“Muchos médicos en pediatría o en la práctica general solo pueden ver a un puñado de niños con diabetes tipo 1 en la vida,” dice ella.

La economía también puede jugar un papel en la detección tardía de la enfermedad. Gary Scheiner, director de Integrated Diabetes Services, cree que el creciente costo de los copagos y las visitas al consultorio, sin mencionar los largos tiempos de espera para ver a los médicos, se combinan para desalentar a los padres de traer a sus hijos antes cuando ocurren síntomas inusuales.

“Hace algunas décadas, los primeros signos de advertencia como el letargo o la micción frecuente producían un viaje rápido al médico”, dice Scheiner. “Ahora, hay una tendencia a esperar y ver si el problema desaparece por sí mismo”.

La buena noticia es que hay formas de aumentar el diagnóstico temprano de tipo 1. El primer componente es crear conciencia sobre la enfermedad, y no solo en el campo de la medicina, sino también entre los padres y el público en general. El uso de vallas publicitarias u otras formas de publicidad que describen los síntomas y tratamientos del Tipo 1 podría ser increíblemente útil para crear conciencia. Asegurarse de que los padres estén al tanto de los riesgos y los síntomas es un componente importante para ayudar a diagnosticar, ya que los padres a menudo son los primeros en notar algo fuera de lo común con sus hijos. Además de crear conciencia entre el público en general, estas vallas y campañas publicitarias pueden indicar a los profesionales médicos que también deben intensificar los esfuerzos de detección. Como madre de un niño con diabetes tipo 1, Melissa Lombardo cree que los padres se beneficiarían de panfletos que explicaban la enfermedad; estos podrían ser entregados en los exámenes de niños sanos.

“Creo que un cuestionario sobre posibles síntomas de un niño con diabetes tipo 1 también ayudaría a los profesionales médicos a identificar a un niño que necesita hacerse la prueba,” dice Lombardo.

Y muchos están de acuerdo en que los esfuerzos de concientización sobre la diabetes deben comenzar al principio de la educación de un profesional médico. Aumentar la cantidad de horas dedicadas a enseñar a los estudiantes de medicina sobre la condición sería muy beneficioso. No solo eso, sino que las conferencias y presentaciones sobre el tema podrían ayudar a los médicos actuales a profundizar su conocimiento de Tipo 1.

Incluso si la diabetes tipo 1 todavía se considera una afección relativamente rara en los niños, es cada vez más frecuente. Afortunadamente, el alcance educativo adecuado para todos ayudará a los médicos a detectar el Tipo 1 antes, evitando así consecuencias potencialmente fatales.

¿Quiera más noticias sobre diabetes? Suscríbase aqui.